Inicio de competición liguera y primer triunfo del Juvenil A, en su desplazamiento a Villagarcía para enfrentarse al Arousa B en el Manuel Jiménez.
Los de Juven viajaban a Villagarcía con bajas sensibles en defensa, a la de Carliños Domínguez por temas personales habría que añadir a última hora la de Balea por indisposición, de esta forma el equipo quedaba sensiblemente mermado en defensa puesto que a priori se trataba de los laterales presumiblemente titulares, pero la cosa no acabó ahí, ya que en el inicio del partido también se lesionó el central Yule teniendo que abandonar el terreno de juego a causa de una rotura de fibras. Con lo cual el equipo afrontaba el choque con una defensa inédita que sobre el papel iba a pasarlo mal durante el partido, como así fue.
El primer gol se produciría al rematar Aurelio impecablemente de cabeza una falta lateral, el de Poio realizó un precioso y preciso gesto técnico para rematar por alto lejos del alcance del guardameta arlequinado. No tardaría en llegar el segundo obra también del propio Aurelio al rematar en segunda instancia un rechace del guardameta al lanzamiento de una falta. Así las cosas y con un 0-2 a los 22 minutos de partido todo presagiaba un desenlace relativamente cómodo para los nuestros, incluso después de haber perdido a uno de los centrales bajando a Xandre que actuaba de medio centro, para ocupar esa demarcación y dar entrada a Alfonso en el eje del ataque para sustituir a un Yule que prácticamente se lesionaba al primer contacto con el balón.
Pero paradójicamente después del 0-2 el partido cambió radicalmente y las ocasiones del cuadro arousista se sucedieron una tras otra sobre la portería de Kike, con una línea defensiva que mostraba claros síntomas de debilidad y sobre todo desajuste, en este tramo la artillería local perdonó en demasia y al final lo acabaría pagando, aun así el gol del Arousa llegaría en el último tramo de la primera parte lo que hacia preveer una segunda mitad llena de incertidumbre para los de Juven que por si fuera poco perderían también a Xandre por una rotura fibrilar antes del descanso. Ya no quedaban centrales de repuesto y nuevamente habría que reconvertir a algún jugador para ocupar esa demarcación.
En la segunda parte Juven modificó su planteamiento jugando con defensa de tres con ayuda por dentro de uno de los mediocentros y obligando a la gente de banda a cerrar más los espacios que se generaban en los laterales. El conjunto arlequinado gozó de varias ocasiones claras para empatar el encuentro con sendos remates al larguero pero que no obtuvieron premio. Lo último que le faltaba a los nuestros era perder también al central Manufre por doble amonestación y afrontar el último tramo del partido con 10 jugadores, pero el marcador ya no se movería y los puntos vendrían para Pontevedra.
En definitiva el objetivo de los puntos se ha conseguido, y ahora a recomponer el equipo de cara al próximo compromiso ante el Sárdoma del próximo sábado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *