El Benjamin B termina la competición campeón de su liga.

 

La pretemporada comenzó con los futbolistas llegando a la dinámica de los entrenos a cuentagotas.
Un equipo nuevo con niños que comenzaban a vestirse de corto y otros que venían de otros clubes.
Tres buenos canteranos de A Seca y la certeza de que un año difícil de mucho trabajo nos esperaba.
Los primeros entrenos nos dedicamos a trabajar la técnica con ejercicios divertidos para comenzar a crear grupo.
Tres amistosos en los que la anarquía táctica desdibujaba los avances individuales en el manejo del cuero.
La liga comenzó con nuestra pretemporada a medio camino y el equipo en construcción.
El Indepo B nos ganó por 2 a 3 en un partido donde mostramos fragilidad defensiva y cansancio en el tiempo complementario.
Los entrenos subían el nivel de exigencia física y los niños aprendían ilusionados.
Poco a poco fui asignando roles dentro del equipo y mis futbolistas se esforzaban.
Desde el minuto uno supieron que su entrenador es justo.
Quien mejor entrena, más minutos juega.
Esta frase se la repetía cada martes en la charla previa al primer entreno de la semana.
La asistencia a los entrenos era máxima y el esfuerzo y el trabajo de los niños inmenso.
En esta primera fase tuvimos dos victorias trabajadas ante dos buenos rivales y tres derrotas.
El equipo comenzaba a dibujar jugadas y dominaba los partidos con un gran trabajo en el medio.
Al mismo tiempo aquellos dos puntos débiles se convirtieron en nuestras mayores fortalezas.
Seguridad defensiva y poderío físico.
La segunda fase la comenzamos con un amplio triunfo en una tarde de galerna.
El equipo se gustaba y creía en sí mismo.
El refuerzo positivo y las charlas previas a los partidos daban confianza y dibujaban un sueño precioso en el horizonte.
Nuestro rival más difícil en esta fase arañó un empate en nuestro campo en el último partido antes del parón navideño.
El Soutomaior y el Puente Caldelas B contaban sus partidos por victorias.
A la vuelta de vacaciones empatamos en Monteporreiro en un campo helado.
Lejos de rendirnos, seguimos fieles a nuestra filosofía.
“Presión asfixiante al rival, secuestrar el cuero y ser más intensos que nuestro rival”
Las victorias volvieron y hasta la fecha no nos abandonaron.
Desde el 10 de Noviembre no perdimos un partido.
Y siempre creciendo.
Tácticamente somos un gran equipo, rocoso y rápido en las basculaciones.
Técnicamente los jugadores han avanzado mucho y nos han regalado jugadas preciosas y tramos de muy buen fútbol.
Físicamente terminamos los partidos muy enteros.
Un claro ejemplo fueron las remontadas ante el Puente Caldelas B y en el campo del Soutomaior, donde perdíamos 2 a 0 en el descanso y terminamos ganando 2 a 3 en una segunda parte para enmarcar.
Las jornadas pasaban y nuestro fútbol crecía.
Una jornada antes de que finalizarse la liga nos proclamamos campeones y no lo celebramos en el campo.
Les dimos la mano a nuestros rivales y estiramos.
Porque la humildad es camino de la grandeza.
En el vestuario los niños saltaron y volaron las camisetas.
Lo habíamos conseguido.
Aquel sueño que nació una tarde de galerna se plasmó en el verde tapete que sueñan los niños.
Y lo más importante, por el camino supieron que el esfuerzo y el compromiso valieron la pena.
Redactado por Iago Treus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *