Tarde primaveral en A Xunqueira para presenciar el partido correspondiente a la décima jornada del campeonato gallego de liga juvenil que enfrentaba a la ACD A SECA y al VAL MIÑOR, resultado final 0-2 favorable al conjunto de Nigrán.

El partido tuvo un marcado carácter sentimental, puesto que los jugadores blanquiazules homenajearon de forma muy emotiva a Adrián Sieiro que con tan solo 17 años tiene que abandonar la práctica del fútbol por culpa de una lesión en el astrágalo, todos sus compañeros mostraron y entregaron una camiseta de apoyo al joven jugador que visiblemente emocionado agradeció enormemente el gesto. También el propio club le ofreció desde el primer momento la posibilidad de seguir vinculado a la práctica del fútbol desde otras facetas como las de entrenador de las categorías bases, segundo entrenador de las ligas gallegas, delegado etc.
Sin duda que echaremos mucho de menos a Adrián al que desde aquí enviamos un fuerte abrazo y al que esperamos seguir viendo durante muchos años entre nosotros.

Y ya centrándonos en el aspecto puramente deportivo, lo que dio de sí el encuentro podríamos resumirlo en dos frases: pésimo bagaje defensivo e inoperancia total en ataque de los pontevedreses y eficacia letal en la contra de los del bajo Miño.

El partido comenzó con dominio de los locales pero sin crear prácticamente ninguna ocasión de gol, por el contrario a los visitantes le bastó la primera llegada para aprovecharse de un clamoroso desajuste en la parte izquierda de la zaga y de tiro cruzado batir a Kike estableciendo el 0-1. El segundo gol de indéntica factura y en similares circunstancias dejaba sentenciado el primer acto y hacia presagiar una segunda mitad muy pero que muy complicada para un conjunto que se había manifestado romo en ataque. No obstante quedaban 45 minutos por disputarse y había que confiar en las posibilidades del equipo de Juven para como mínimo entrar en el partido y poder rescatar alguno de los puntos en juego

Los inicios fueron francamente malos con un equipo agazapado y prácticamente sin ninguna salida. Juven había dado entrada a Javi Bea en lugar de Alfonso, en el eje del ataque pero el cambio parecía surtir escasos efectos. Pasado el minuto de 18 de la continuación el equipo empezó a crecerse y nos ofreció los mejores minutos del partido con dos ocasiones clarísimas que Javi Bea erró, cuando todos cantábamos el gol.

El mister fue introduciendo todos los cambios y el equipo a pesar de que en el último tramo lo intentó intensificando el dominio y a la busca de un gol que nos hubiera metido de lleno en el partido y que nunca llegó.
Así pues segunda derrota consecutiva de los nuestros y punto de inflexión para trabajar sobre algunas deficiencias muy claras que se observan y que a buen seguro el mister de Poio tendrá que atajar y corregir.

Próximo partido Colegio Santiago Apóstol de Vigo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *