Campo de Uceira, jornada sexta correspondiente a la Liga Gallega de Juveniles que enfrentaba al CD ARENTEIRO de Carballino y la ACD A SECA de Pontevedra; tarde muy ventosa y mucha concurrencia de público en las gradas.

Jornada complicada para los nuestros en esta visita a Carballino para enfrentarse a uno de los mejores equipos de la categoría y que mantiene prácticamente el mismo bloque de la pasada campaña, el partido sin duda, era un buen termómetro para calibrar las posibilidades de los de Juven y empezar a valorar la respuesta del equipo ante rivales de cierta entidad.

Y a juzgar por lo visto en el partido, el equipo no respondió a las expectativas creadas y se vio superado por el equipo local que ya ganaba 3-0 al final del primer acto.

No hubo que esperar mucho para atisbar lo que se podía venir encima cuando aún no transcurrido el primer minuto de juego el equipo carballinés creaba la primera ocasión clarísima de gol y que milagrosamente el uno contra uno ante Kike salió rozando el poste izquierdo del buen cancerbero de Moraña.

Muy pronto se empezó a ver a los nuestros con el chip cambiado muy precipitados y alocados y asumiendo una responsabilidad que tal vez le correspondiera al equipo rival; quizás una puesta en escena más sosegada en el inicio con las líneas juntitas y esperando al equipo local, pudiera habernos dado más chance, pero se optó por una defensa adelantadísima y sin ningún rigor, que favorecía enormemente las posibilidades del equipo rival, el Arenteiro recuperaba en medio campo sin excesivos problemas, el esférico llegaba casi siempre al dorsal 8, Robin. que se encargaba de surtir balones con precisión a la espalda de los defensores blanquiazules que eran continuamente desbordados por los atacantes ayer de verde. El factor viento que jugaba a favor de los de Juven no se tuvo en cuenta y en vez de rasear el balón se buscaban golpeos en largo que siempre acababan fuera del tapete , unas veces por el propio factor climatológico y otras por las reducidas dimensiones del terreno de juego.
El equipo blanquiazul otrora gran experto en las triangulaciones cortas con largas posesiones de balón, parecían el sábado obnubilados y confusos ante la mejor disposición de los locales. El centro del campo sin ningún control del partido y muy presionado por el rival y sobrepasado por el partido con escaso, casi nulo protagonismo. La defensa superada con balones largos a la espalda, si bien en este apartado es justo destacar la labor del central Manufre que a pesar de los tres goles encajados realizó un auténtico partidazo; y la parcela atacante fue de mentira, sin desborde y sin profundidad.
El bagaje ofensivo en la primera mitad se saldó con un remate flojo de Chan entre los tres palos y un disparo de Xosé por encima del larguero. El primer gol local llegó como consecuencia de un balón a la espalda de Sebas que el delantero ourensano no desaprovechó batiendo por bajo a Kike, el segundo es a consecuencia de una salida alocada de los nuestros con regalo de balón al contrario y pase a la espalda de los centrales que nada pueden hacer para evitar la penetración del atacante carballines que entra hasta la cocina regatea a Kike y marca a placer. Y el tercero se produce a consecuencia de un lanzamiento de corner que es rechazado en primera instancia pero en el segundo balón y ante la permisibilidad de la defensa el cuero acaba en la red. Partido sentenciado a pesar de que faltaban 45 minutos por disputarse.

En definitiva, clara superioridad local con un Robin magistral, muy poco presionado que fue dueño y señor de la parcela ancha, hasta que le duró la gasolina y que hizo jugar al equipo a su antojo.

La segunda parte sobró totalmente, el Arenteiro cerró líneas y se limitó a contener sin excesivos problemas los tímidos ataques visitantes no permitiendo en ningún momento que los nuestros entrasen en el partido con la obtención de algún tanto y los minutos fueron cayendo uno tras otro sin nada reseñable que pudiera poner en riesgo la claridad del resultado. Juven lo intentó todo dando entrada a Hellon en banda izquierda, Álvaro en la punta desplazando a Aure a la derecha y finalmente Raúl en la media punta. Brais había sutituido a Xandre que se lesionó en los primeros compases del encuentro y Kike que también se lesionó, tuvo que dejar su puesto a David en el descanso.

Partido para olvidar, sin duda el peor de los nuestros en lo que va de temporada; y punto de inflexión para reflexionar sobre lo acontecido y poner los medios necesarios para enmendar la plana. A la falta de intensidad y bisoñez en muchos lances del encuentro hay que añadir las concesiones absurdas que se hicieron a un rival que se encontró con un partido resuelto a las primeras de cambio. Otros equipos con bastante menos potencial a priori, que el nuestro hicieron más frente a los carballineses en Uceira.

Con toda seguridad, el mister, buen analizador de los partidos y sobre todo de las derrotas, sabrá aplicar las medidas correctoras necesarias y el próximo sábado a intentar recuperar los tres puntos perdidos con una victoria ante el Chantada y hacernos olvidar definitivamente el mal trago de Carballino. En plazas peores ya se ha toreado y estos chicos siempre manifestaron una gran capacidad de reacción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *